Hubo 23% más en diciembre, y vuelven a usar el efectivo en lugar de la tarjeta de crédito.

Piriápolis vive una de sus mejores temporadas, con mayor presencia de argentinos que ahora vuelven a pagar en efectivo y utilizan menos las tarjetas.

Según las primeras cifras obtenidas por el Centro de Informes del balneario, a las que accedió El País, en diciembre hubo 23% más de turistas argentinos y aumentó 100% la cantidad de barcos en el puerto, que recientemente inauguró 104 amarras deportivas. Las nuevas marinas exigieron una importante obra subacuática y una inversión que rondó los US$ 10 millones.

La oficina de Turismo de Piriápolis tuvo el mes pasado 20% más de consultas de visitantes que llegaron por primera vez al destino. A su vez, el número de personas que visitaron la Reserva Pan de Azúcar, el Cerro San Antonio y el Castillo Piria, entre otros paseos locales, aumentó 25%.

El presidente de la Asociación de Promoción Turística de Piriápolis (Aprotur), Federico Casella, dijo ayer a El País que los primeros diez días de enero fueron “muy buenos” y que hay perspectivas de que el resto del mes cierre con un interesante promedio de visitantes, sobre todo argentinos. “La hotelería tiene un 80% de ocupación”, informó Casella.

En cuanto a los arrendamientos, es difícil conocer los números precisos porque “el informalismo está haciendo estragos”, advirtió.

“Los lunes, martes y miércoles hay una baja de gente —sobre todo uruguayos— que regresa a sus hogares o sus trabajos. Pero cayó muy bien para nuestro turismo el cambio del gobierno en Argentina. En Piriápolis tenemos cuatro quincenas de temporada (de enero a febrero) que son muy diferentes. Una primera con el fin de año y Reyes, una segunda de expectativa, otra primera de febrero con Carnaval y la última en la que la gente empieza a pensar en las clases”, explicó el presidente de Aprotur.

“La temporada de Piriápolis en general va hasta el 28 de febrero; el final en general lo marca el inicio de las clases. Pero si el tiempo sigue así, vamos a tener varios días de marzo con muchos visitantes”, estimó Casella.

Alquileres.

El presidente del Centro de Inmobiliarias de Piriápolis, Pablo Gasalla, dijo a El País que el 70% de la gente que llega al balneario “viene una semana o menos”, cuando antes los alquileres eran por 15 días o un mes, situación que representa “todo un desafío” para las inmobiliarias. “Hay costos de limpieza, operativos y riesgos al tener que hacer cuatro movimientos por casa en un mes”, indicó.

Gasalla coincidió en que “los argentinos están viniendo más” por el cambio de gobierno en su país. Y confirmó que ahora utilizan más el efectivo, cuando “hace un año pagaban todo con tarjeta”.

En cuanto a la informalidad en el sector, opinó que “es preocupante, pero es una tendencia, no es algo nuevo”.

“Lo venimos denunciando desde 2010 o 2011. Esto afecta la calidad de la oferta, hay propietarios que reciben señas y después nunca aparecen o que publican características de las casas que no son tales. Todos los años tenemos 3 o 4 personas que son estafadas y eso nos afecta a todos”, sostuvo.

El operador turístico agregó que muchos veraneantes viajan sin reserva y buscan hospedaje al llegar. “Es típico de los uruguayos, que dejan todo para último momento”, anotó.

“El dato interesante es que se percibe mayor cantidad de argentinos y lo novedoso es que hace 2 años el 100% de ellos traía tarjeta de crédito para pagar el alquiler; hoy se están haciendo contratos en un 50% con tarjeta y otro 50% al contado”, informó Gasalla.

De donde vienen.

Según las estadísticas elaboradas por Destino Piriápolis, en diciembre los visitantes uruguayos procedieron principalmente de Montevideo (82%), correspondiendo el restante 18% al resto de los departamentos.

El 60% de los argentinos llegó de la provincia de Buenos Aires, el 7% de Entre Ríos y el 3% de Santa Fe. El 30% restante se distribuye entre las otras provincias del vecino país. En tanto, hubo 9% de brasileños residentes en Porto Alegre, 6% de San Pablo, 4% de Río de Janeiro y 81% de otras ciudades.

En lo que respecta al inicio de 2016, entre el 1º y el 9 de enero se registraron en los Centros de Información Turística de Piriápolis 891 visitantes, de los cuales 25% fueron uruguayos, 58% argentinos, 11% brasileños y 6% de otros países.

A su vez, en el arranque de año las cifras fueron similares a las del final de 2015: el 72% del público uruguayo llegó desde Montevideo, 6% de Canelones y 22% de otros departamentos. En cuanto a los argentinos, el 68% procedió de Buenos Aires, 12% de Córdoba, 4% de Santa Fe y 16% de otras provincias. Respecto a los brasileños, el 43% llegó desde San Pablo, 5% de Río de Janeiro, otro 5% de Porto Alegre y el restante 47% de otras ciudades.

Incremento.

Durante diciembre se registró el ingreso de 1.276 visitantes a los Centros de Información Turística que gestiona Aprotur en la rambla Paseo La Pasiva, la terminal de ómnibus de Piriápolis y el Peaje Solís.

En comparación al mismo período del año anterior (diciembre de 2014), hubo un incremento de 49% en el total de visitantes. De todos modos, estas cifras son parciales, ya que no todos los turistas hacen consultas y en general quienes lo hacen están visitando el balneario por primera vez .

Esta temporada del Argentino Hotel será la última del emblemático edificio en sus actuales condiciones, ya que será licitado próximamente por el Ministerio de Turismo.

El icono del balneario se licitará en marzo

A comienzos de diciembre la ministra de Turismo, Liliam Kechichian, anunció la licitación internacional del Argentino Hotel de Piriápolis, un negocio en el que el concesionario —a diferencia de lo que ocurre ahora— tendrá participación en el nuevo casino.

Kechichian dijo a El País que ya recibió ofertas locales y del exterior para explotar por 30 años este icono del turismo nacional. A su vez, el gobierno licitará el Hostel Piriápolis, que se encuentra en la zona y tiene 240 camas. “El llamado consiste en la reconstrucción del hotel, la concesión de la explotación por un plazo de 30 años de una categoría equivalente a 5 estrellas. Incluye la incorporación del actual casino del Estado al Sistema Mixto de Explotación de Complejos Turísticos y Comerciales”, explicó Kechichian.

La apertura del llamado se hará el 30 de marzo de 2016 y el canon que pague el inversor no podrá ser inferior al 1% de los ingresos operativos del hotel. Quizás podría pedirse algo más, pero el gobierno valoró la importante inversión que deberá hacer el nuevo dueño en el inmueble.

En tanto, el director de Casinos del Estado, Javier Chá, explicó que la operativa de la sala de juegos seguirá estando en manos del Estado.

“Los funcionarios se encargan de la operación, de la tesorería, del flujo económico. El privado lo que hace es proveer todo el resto de la infraestructura. A cambio de ello, en un contrato de arrendamiento a 15 años (que es el tope que prevé la normativa), el Estado paga un precio que es un porcentaje de la recaudación bruta del casino”, indicó el jerarca.

Fuente: ANDRÉS LÓPEZ REILLY – El País