La naviera Colonia Express inauguró ayer su nueva terminal en Costanera Sur mientras termina de acomodar toda su estructura de negocio a la inflación y el precio del dólar.
Con una inversión de $ 12 millones, la firma que une tres veces por día Buenos Aires con Colonia, Uruguay, busca incrementar su presencia en un mercado que sufre los vaivenes de las subas de precios y las restricciones a la moneda norteamericana. “Estamos llevando adelante dos proyectos en paralelo, uno es la terminal y el otro es la construcción de un buque, un fast ferry que debe ser el único que se construye en América latina”, aseguró Sebastián Planas, presidente de Colonia Express.
El ejecutivo habló con El Cronista y se refirió a que la inversión para el desarrollo de la terminal se hizo “con fondos propios, lo mismo que los $ 30 millones que terminará costando el nuevo buque”.
Pero no todo brilla en el negocio de Planas que espera contar con el nuevo buque recién en marzo porque se retrasaron algunas partes. “Tuvimos inconvenientes porque Caterpillar decidió que en las condiciones actuales de la Argentina no nos podía financiar la compra de los motores, que era 30% en efectivo y 12 cuotas. Ahora es todo en efectivo”, explicó.
Pero ese no fue el único inconveniente que el ejecutivo tuvo que sortear. tiene dos sociedades, una es Colonia Express, y la otra es Remolcadores Unidos Argentinos (RUA). “También estamos construyendo dos remolcadores y tuvimos problemas para que nos aprueben las Declaraciones Juradas Anticipadas de Importación (Djai) de unos radares que ya habíamos pagado”, se quejó Planas.
Pero mientras espera poder contar con el buque en marzo de 2015, se prepara para afrontar una temporada de verano en un mercado que está en franca caída.
“Nosotros no estamos tan expuestos porque todavía somos competitivos en tarifas respecto de lo que cuesta ir un día a Colonia o ir a una Estancia. Además, la fuerte caída de viajes de los argentinos está compensando con la llegada de uruguayos”, admitió el empresario. Pero la competitividad es algo que parece que sólo se resuelve con tarifa, ya que Planas reconoció que “en los últimos dos meses bajamos los precios”. Agregó que lo hizo porque “un mes corrés contra el avance del tipo de cambio y al siguiente contra la inflación, y otro porque Buquebus que siempre estuvo 25% más caro que nosotros, redujo sus precios, y ellos son un servicio premium”.
A la hora de hablar de su principal competencia, Buquebus, Planas se refirió a Juan Carlos López Mena –dueño de esa naviera– como “un gran empresario” y desestimó el mito de que no lo dejaban llegar a Montevideo. “La verdad es que harían falta 100 empresarios como López Mena, personas que no especulan, que invierten y que apuestan con lo suyo”, sostuvo. Respecto de navegar a Montevideo, aclaró que “lo que ocurre es que es un mercado de 450.000 personas al año, es muy chico para dos empresa y, además, preferimos enfocarnos en Colonia que es una plaza de 2.2 millones personas y en donde tenemos el 21% del share”.