Atención!

Está utilizando un navegador muy antiguo. Para una mejor experiencia de navegación, le recomendamos que actualice a uno más moderno: Google Chrome o Firefox

Destinos

Piriápolis

Pir-001 Pir-002 Pir-003 Pir-004

Piriápolis es una ciudad y balneario del departamento de Maldonado (Uruguay), ubicada a 97 kilómetros hacia el este desde la capital,Montevideo. Tiene una población fija de 7.579 habitantes, aunque la población flotante es mucho mayor, especialmente entre los meses de diciembre y marzo. Fue la primera ciudad balneario de la república. Recibe muchos visitantes argentinos y una cantidad creciente deeuropeos, aunque el turismo interno es muy importante.

La ciudad tiene su eje en torno a la Rambla de los Argentinos, una avenida costanera que toma su nombre de los clientes mayoritarios de los hoteles del fundador de la ciudad, Francisco Piria. Con una economía centrada en el turismo, la ciudad tiene hoteles y casinos, una vida nocturna muy activa en los meses de verano así como parques públicos, centros religiosos, miradores, etc. Entre 1998 y 2003, se pudo llegar al puerto de Piriápolis en ferry desde Buenos Aires.

La Capilla de San Antonio, en la cima del cerro homónimo, (uno de los tantos que rodean la ciudad junto al Cerro del Toro), ofrece una vista panorámica y se puede llegar a ella por carretera o por silla aérea. Para viajeros más intrépidos ofrece la posibilidad de escalar el tercer cerro más alto de la República, el Pan de Azúcar, en las cercanías de la ciudad homónima, a unos 10 km fuera del balneario.

En las cercanías de Piriápolis se encuentran formaciones rocosas sobre el mar, denominadas Punta Fría, Punta Colorada y Punta Negra, que son excelentes pesqueros para todo el año. También hay playas de arenas blancas como San Francisco y Playa Hermosa, que están a una distancia muy corta del centro del balneario.

En Punta Fría existió un autódromo donde se disputaron carreras de automovilismo. Desde el año 1994, el Gran Premio de Piriápolis se corre en un circuito de carreras callejero sobre la rambla.

Recomendados

Rambla de los Argentinos

La ciudad tiene su eje en torna a la Rambla de los argentinos, una avenida costanera muy popular entre los turistas,mayoritariamente argentinos y europeos. Esta ciudad concentra su economía en el turismocon hoteles,casinos y una vida nocturna muy activa.

Cerro Pan de Azucar

La Cruz del Cerro Pan de Azúcar fue concebida en 1933 por el poeta de la Patria Zorrilla de San Martín y el Padre Engels Walters. La realización estuvo a cargo de los arquitectos Alberico Izzola (hijo de Adela Piria) y de De Armas. La cruz es de cemento armado, mide 35m. de alto y tiene 12 m. cada brazo, llegando a ellos por una escalera caracol de 102 escalones, allí hay ventanitas y bancos largos, pudiendo de esa altura, apreciarse un magnifico panorama. El 27 de noviembre de 1938, fue bendecida la Cruz por Monseñor Aragone, en el 3er. Congreso Eucarístico Nacional.

Reserva de Fauna y Parque Pan de Azucar

En 1980 comenzó a funcionar la Estación de Cría del Cerro Pan de Azúcar a cargo de Tabaré González y la Intendencia Municipal de Maldonado a instancias del intendente de ese entonces Sr. Curutchet. El principal cometido era la recuperación en cautiverio de especies en vías de extinción.

Tabaré González es un autodidacta amante de la naturaleza. Es responsable de la creación del Museo de la Fauna, en Piriápolis y ha recibido distinciones del gobierno por su trabajo en esta estación de cría.

El parque se está ampliando en 7 hectáreas más donde se recupera también la flora autóctona y se podrá apreciar al "Venado de campo", una especie de la que el parque posee en la actualidad el mayor número a nivel mundial. Ya se han hecho reinserciones en su hábitat de esta especie. Con el tiempo se trabajará en el "Guazubirá" - cuya reproducción ya se realiza - y en el desaparecido "Ciervo de los Pantanos".

Los animales en el Parque se encuentran en su ambiente natural, con recovecos para protegerse del estrés que les producen la cercanía del público. Se recomienda no alimentarlos, ni ingresar con perros, ya que el perro es depredador de algunas de las especies allí presentes y esto perjudica su tranquilidad. Si viaja con niños, trate de explicarles que no les arrojen papeles o golpeen los tejidos.

En todo momento, el personal a cargo del parque podrá explicarle todo lo que usted necesite saber de los animales en cautiverio.

Es reconocida a nivel mundial por su trabajo con animales en vías de extinción y por su labor didáctica. Además, cuenta con serpentario, parador Municipal y parque con juegos y mesas para pasar el día.

Castillo de Piria

Con diseño del arquitecto Monzani, el castillo de Piria fue una de las residencias particulares que tuvo el fundador del primer balneario que tuvo el país: Piriápolis.

Esta bella residencia y casa de huéspedes destacados copió el estilo arquitectónico de algunas villas italianas de finales del siglo XIX. Además de las viejas palmeras, el jardín guarda una obra de bronce que representa al dios Mercurio, una réplica exacta de la figura hallada en las excavaciones de Herculano (Italia).

El edificio principal del castillo consta de dos plantas y un sótano, los cuales no están habilitados para que sean conocidos por los visitantes. En el segundo piso, en cambio, los balcones florentinos ofrecen una maravillosa panorámica de los distintos cuadrantes de la ciudad, además de permitir una vista única del cerro Pan de Azucar y de la campiña típica uruguaya. Dentro del castillo, el visitante encontrará el mobiliario propio de aquellos años sintetizado en piezas de época, utensilios y armas, como así también obras de arte que provenían directamente de Europa.

Desde su fundación, el viejo castillo ha sido residencia presidencial y lugar de los encuentros culturales y eventos más importantes que tuvieron lugar en la ciudad de Piriapolis. Hoy, sin perder la magia y la mística de aquellos años, funciona como museo local y es administrado por la Intendencia Municipal de Maldonado.

Miles de visitantes (sobre todo en la temporada estival) se acerquen a él para ver qué se esconde detrás de su portón principal.

Hotel Argentino

El Argentino Hotel fue la culminación perfecta de toda la obra de arte que don Francisco Piria ideó y construyó a su bello antojo para esta mágica ciudad junto al mar, a la cual llamó Piriápolis. Sus dotes de urbanista, empresario y alquimista forjaron la personalidad de un hombre que vio mucho más que médanos, mar y sierras. Y que decoró con esfuerzo y trabajo los sueños que lo desvelaban cada noche.

Quizá por ello la construcción del hotel fue tan sobredimensionada para aquellos años, como si con esta gran obra se hubiese querido dejar huellas de un pasado glorioso para esta región del mundo y los hombres que la habitaban. El hotel hoy cuenta con las mismas 300 habitaciones y el mismo mobiliario con los que fue inaugurado a mediados del siglo XX. Sus famosas suites y varios salones, además de sus espacios comunes, hacen de este lugar un sitio único donde cada uno de los huéspedes encuentra la armonía necesaria para disfrutar de su estadía.

Acompañados siempre por la vista del mar o las sierras del Pan de Azúcar, los visitantes pueden disfrutar de los servicios que allí se ofrecen, desde baños termales marinos o piscinas climatizadas hasta espacios recreativos para practicar tenis, fútbol e incluso patín.

Capilla San Antonio

Sobre el cerro de Piriápolis se encuentra la capilla de San Antonio, uno de los sitios emblemáticos de la ciudad. Para llegar a ella es necesario acercarnos hasta el puerto local y allí tomar una de las aerosillas que nos transportan hasta la cima de esta formación montañosa. También es posible llegar por el camino que lo circunda. Desde aquí, la vista se vuelve maravillosa y ofrece panorámicas únicas de todos los rincones de la ciudad, las cuales de noche, cuando todo está oscuro y sólo se escucha el rugido del mar, se vuelven imborrables.

El Puerto de Piriapolis

El puerto, con sus viejos botes de pesca y sus modernos yates, es un lugar de ensueño, sobre todo al atardecer, cuando el frío comienza a refrescar la ciudad y el sol se despide para volver al otro día, al amanecer. Allí, cualquier restaurante o puesto ofrece en forma instantánea la frescura de un mar que todos los días otorga algún premio a quienes optaron desde hace años por la pesca.

Side-uy-7Side-uy-8